Chevrolet Corvette: la nueva joya mecánica de la industria automotriz estadounidense

    La octava generación de este mítico deportivo trae por primera vez el motor ubicado en el centro del auto.

    Uno de los modelos más emblemáticos de la industria norteamericana presentó una nueva generación, la octava, en la que desafía no solo a otros autos deportivos sino que también lo hace con su propia historia.

    El Chevrolet Corvette C8 cambió su esquema histórico de tren motriz y por primera vez llevará su motor montado en el centro del vehículo, detrás de los respaldos y por delante del eje trasero, con un esquema más europeo.

    Con el motor ubicado en esa posición se logra un mejor reparto de pesos en el vehículo y un centro de gravedad más bajo, requisitos indispensables para poder tener un buen rendimiento dinámico.

    El propulsor de este Corvette, que llevará el nombre de Stingray para la versión base, es un V8 de 6.2 litros que entrega 495 caballos de fuerza. Según aclara la marca es un motor completamente nuevo y nada tiene que ver con el de la generación anterior.

    Va asociado a una caja automática de doble embrague con 8 marchas que envía la fuerza al eje trasero. Para esta generación se descarta la opción de caja manual.

    Con esta combinación mecánica, más un kit de performance opcional, el nuevo deportivo de Chevrolet puede acelerar de 0 a 100 km/h por debajo de los 3 segundos. Es decir que estará con la versión de entrada en el mismo valor que la variante más extrema de la generación anterior.

    El nuevo diseño del Corvette “grita” deportividad desde todos sus ángulos y la proporción que le da la arquitectura de motor central lo acerca mucho más al estilo de superdeportivos europeos. También es innegable el parecido que puede tener con alguna cupé de Ferrari, especialmente en el sector frontal.

    Su techo se puede desmontar (de forma manual) y guardarlo en el baúl en donde hay un espacio especialmente diseñado para ubicar esa pieza. En el capó hay un segundo compartimiento de carga.

    A pesar de que la nueva arquitectura le da una figura más proporcionada, el Corvette creció 137 mm en su longitud total, que ahora alcanza los 4.630 mm. Su distancia de entre ejes es de 2.723 mm y es también 56 mm más ancho (1.933 mm) que el modelo precedente. Su peso total llega a los 1.527 kilogramos.

    El interior está pensado exclusivamente desde el punto de vista del conductor, con todos los comandos apuntando hacia ese puesto. Incluso la consola central se extiende hacia atrás y crea una división con el asiento del pasajero.

    Si bien aún no se confirmaron los precios, la prensa estadounidense afirma que estará por debajo de los 60 mil dólares en su país de origen, en donde a partir de principios de 2020 se entregarán las primeras unidades.

    El cronograma de lanzamientos después continuará por Europa, Canadá, Mexico, Medio Oriente y Australia. Por el momento no hay una confirmación oficial de que vaya a llegar a nuestro mercado, pero tampoco está descartado.

    Fuente: Clarín


    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *